Cuando entramos a la edad adulta, a partir de los 30 años, nos damos cuenta que la piel tersa radiante y suave ya no es más una característica de nuestro cuerpo. Al contrario, surgen las famosas marcas de expresión,  las arrugas, la caída del cabello, la fragilidad...