El Papel del colágeno en la piel

En un adulto promedio aproximadamente el 18% de su peso está formado por proteínas, y del 100% de proteínas que forman parte de nuestro organismo, el colágeno cubre una cuarta parte, es decir un 25%. Mientras que conforma el 70% del peso de nuestra piel. Como podrás ver, este polipéptido (cadena de proteínas) es de gran importancia, hasta ahora hemos visto que al menos en el porcentaje de lugar que ocupa en el organismo y más específicamente en la piel.

Sabemos que la piel además de ser el órgano más extenso del organismo, está conformado por capas. Específicamente por tres capas: la epidermis, dermis e hipodermis. ¿Dónde se encuentra exactamente el colágeno?

La segunda capa de la piel, la dermis, se encuentra conformada, como toda estructura del organismo, por diferentes células, y es aquí donde el colágeno (conformando el 95% de la dermis) funciona como una especie de malla unificadora de estas diversas células de la dermis, ya que es capaz de formar fibras a través de las cuales se estructura esta especie de red.

Ahora vamos un poco más allá del lugar que ocupa en el organismo… ¿qué función cumple el colágeno?

A nivel general el colágeno fortalece, hidrata y previene.

  • Fortalece articulaciones, huesos, piel y uñas.
  • Aumenta la hidratación de la piel, disminuyendo las líneas de expresión y arrugas.
  • Previene o disminuye el dolor, la inflamación, el edema y la rigidez en la artritis y osteoartritis.
  • Promueve la circulación sanguínea.
  • Ayuda a reparar tejidos ya que promueve la cicatrización.

Profundicemos un poco a nivel de la piel, ¿cómo actúa específicamente esta proteína? ¿Por qué fortalece o hidrata la piel?

El colágeno es el responsable, en gran parte, de mantener la firmeza y elasticidad de diversas estructuras formadas a partir de fibras que esta misma proteína produce. Por eso se habla de una especia de malla o red que unifica tejidos. Te preguntarás ¿cómo logra unirse a otras estructuras? Pues el colágeno es capaz de mezclarse con diferentes tipos de sustancias o minerales. A nivel de la piel, las fibras de colágeno se combinan con la elastina, otra proteína de la piel, la cual es más flexible y elástica que el colágeno, y juntas conforman la red de fibras que le brinda soporte a la piel.

En cuanto a la propiedad de aumentar la hidratación, el colágeno refuerza la capacidad de los tejidos para retener agua ocasionando que las células estén debidamente hidratadas y la epidermis se muestre suave y elástica lo que hace rejuvenecer la piel y disminuir la apariencia de arrugas.

Entonces, si el colágeno es una proteína natural del cuerpo, producida por los fibroblastos, ¿por qué necesitarías ingerirlo como un suplemento?

Verás, con el pasar de los años la producción del colágeno por el organismo se ve disminuida. A partir de los 25 años de edad nuestros fibroblastos empiezan a ser menos eficaces en fabricar Colágeno en nuestro cuerpo. Por lo tanto, se empieza a perder el 1.5% por año como parte del proceso natural de envejecimiento, es decir que cuando hemos llegado a los 70 años ya hemos perdido el 70% de colágeno de nuestro cuerpo. Por esta razón es importante que no olvidemos recuperar o equilibrar el colágeno faltante en nuestro organismo, el cual como ya vimos cumple roles en la salud, además de tener efectos estéticos.

Compártelo con tus amigos

Share on facebook
Share on linkedin
Share on print
Share on email