La luz artificial afecta mi piel

¿La luz artificial afecta mi piel?

La luz artificial o luz azul se compone de luz visible y de radiaciones (UV) e (IR) y afecta tu piel, hoy por hoy existe la preocupación de que los niveles de emisión de algunas lámparas y dispositivos electrónicos puedan ser dañinos para la piel y los ojos. Al igual que la luz natural, la luz artificial puede alterar el reloj biológico humano y el sistema hormonal, causando así problemas de salud.

Algunas personas con enfermedades fotosensibles afirman que las lámparas de bajo consumo (principalmente lámparas compactas fluorescentes  y emisores de luz (LED), que van sustituyendo a las lámparas incandescentes, empeoran sus síntomas, también defienden que las medidas de protección, tales como cubrir las lámparas con una segunda envoltura disminuyendo así las emisiones UV, no son eficaces.

De acuerdo con la FDA la exposición a la luz artificial durante 8 horas a menos de 30 cm de distancia equivale a 1 minuto y 20 segundos de exposición directa al sol, lo cual ya sabemos que esto afecta nuestra piel, un efecto que rompe las estructuras celulares a largo plazo. Y como consecuencia, disminuye la elasticidad de nuestra piel, en especial en las zonas de la barbilla y los pómulos se eleva el riesgo de manchas de pigmentación y arruguitas. Otro término para hablar de esta problemática a nivel mundial también es el envejecimiento digital.

¿Cómo cuidarme del envejecimiento digital?

  1. Empieza por a tener una rutina para tu piel. Pasas todo el día frente al computador o frente al celular. Tu piel se merece un descanso, y más que eso un tratamiento. Hidrátala, ponle cremas reparadoras frías o recetas caseras.
  2. Consume vitaminas en espacial la Vitamina C y E. Puedes hacerlo a través de los alimentos, o encontrarla en suplementos de Colágeno, como por ejemplo Dermanutrix Fórmula Antioxidante

Cuya formula contiene:

  • Beta-caroteno: A través de su actividad vitamínica contribuye a mantener las mucosas y piel normales, y el funcionamiento normal del sistema inmunológico.
  • Vitamina C: Compuesto orgánico natural que contribuye a la formación del Colágeno para una funcionalidad normal de la piel, y también a la protección de las células contra el estrés oxidativo.
  • Vitamina E: Es un antioxidante que protege el tejido corporal del daño causado por sustancias llamadas radicales libres, que pueden afectar células, tejidos y órganos.
  • Selenio: Algunas investigaciones médicas sugieren que el selenio puede prevenir ciertos cánceres, y proteger al cuerpo de los efectos tóxicos de los metales pesados y otras sustancias dañinas.
  • Zinc: Se encuentra en las células por todo el cuerpo. Es necesario para que el sistema inmunitario funcione apropiadamente. Participa en la división y el crecimiento de las células, al igual que en la cicatrización de heridas y en el metabolismo de los carbohidratos.

Adicionalmente, acude a tu dermatólogo de confianza al menos una vez al año. No se trata solo de comer o tomar suplementos, ni de solo “Cuidarse” la piel, tal y como vamos al doctor o al dentista ante una molestia o dolor, debemos visitar a nuestro dermatólogo.

Revisado por: Dr. Carlos Castillo

Bibliografía / Referencias:

¿Te gustó? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin